Memoria explicativa

Instalacion : “Ex-voto para el amor”

Yemaya (virgen de Regla), Oshun (virgen de la Caridad del Cobre), Babalu Ayé (San Lazaro)

y sus respectivos receptaculos para ofrendas

 

 Memoria explicativa

 

         Origenes

 

        En la mitologia Yoruba, que haya su origen en el Africa occidental, se incluye a los dioses Orishas. Estos tienen una influencia muy importante, particularmente en Nigeria. La misma ha abierto nuevas religiones en América, como por ejemplo la Santeria en Cuba y en Puerto Rico, el Vodu en Haiti y el Candomblé en Brasil.

Originalmente esta mitologia incluiria unos 600 espiritus, los cuales corresponderian a los diferentes elementos o fuerzas naturales. Los fieles de esta religion se dirigen a las diferentes manifestaciones del poder de Olodumaré, bajo la forma de estos Orishas. Los ancestros, asi como a los héroes tradicionales se les venera afin de resolver los problemas de la vida cotidiana.

        Estos Orishas, o seres humanos divinizados que vivieron en la Tierra, crean, junto con las fuerzas naturales, una cadena de relaciones que les permite controlarlas. Este control se hace para beneficiar a los hombres, quienes, a cambio, les rinden homenaje a traves de ofrendas y sacrificios, para que puedan mantenerse en el poder.

Existe entre los hombres y los Orishas una simbiosis profunda, una solidaridad, que les da fuerza a estas divinidades gracias a sus plegarias . Mientras mas importantes y mas grandes son las ofrendas, mas crece su poder y su sentimiento de reconocimiento hacia los hombres.

 

        En numerosos paises donde la diaspora africana esta presente, las creencias Yoruba fueron influenciadas por la religion catolica, que a su vez fue tambien influenciada. Es el caso de la religion “Palo” en Cuba y en la Republica Dominicana.

        La Santeria ( o Lukumi ), es un conjunto de sistemas religiosos, que se sirven de los santos catolicos para disfrazar las creencias Yoruba tradicionales. Los santos, asi como otros personajes venerados de la religion catolica, son utilizados como màscaras por los Orishas. Asi, a cada Orisha se le asocia un santo o una de las manifestaciones de la virgen Maria. 

 

        Entre los Orishas mas importantes se encuentran Yémaya, espiritu de la fertilidad y del mar ; Oshun, protectora de los niños, de las madres y dueña de las aguas dulces ; Babalu Ayé, el orisha de la tierra, de la salud y de la enfermedad.

 

        Yémaya : Es la madre de todos los seres vivos y representa al utero en cualquier especie como fuente de vida, de fertilidad y de maternidad. Protege a las embarazadas y a los niños. En la naturaleza esta representada por las olas del mar, por lo que su baile se asemeja al movimiento de las mismas. Su nombre significa literalmente : madre de los peces. Se dice que todos somos hijos de ella, porque por 9 meses nadamos en la placenta de nuestra madre. En el sincretismo se le asocia a la virgen de Regla, su numero es el 7 y su color es el azul.

         Su receptaculo para las ofrendas, es una sopera de color azul o de tonalidades azulinas.

 

        Oshun : Representa la intensidad de los sentimientos y la espiritualidad, la sensualidad humana y lo relativo a ella : la delicadeza, la finura, el amor y la feminidad. Es protectora de las gestantes y las parturientas ; se representa como una mujer bella, alegre, sonriente, pero interiormente es severa, sufrida y triste. Ella representa el rigor religioso y simboliza el castigo implacable. En la naturaleza esta simbolizada por los rios. En el sincretismo se le compara con la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba. Su numero es el 5 y su color es el amarillo en todas sus tonalidades. Es hija de Yémaya. Su receptaculo para las ofrendas es una sopera de color amarillo o de varios colores.

 

         Babalu Ayé : Es la divinidad de la tierra y de las cocechas, asi como de las enfermedades como la lepra, la viruela, la peste y la miseria. Es muy conocido y venerado. Representa las afecciones de la piel y las epidemias en el ser humano. Fue criado por Yémaya. Se le identifica con San Lazaro. Su nombre significa : Padre del Mundo. Su numero es el 17 y su color el morado. Sus atributos son dos perros, un par de muletas y una campana triangular de madera. Los perros le acompanan en muchas de sus representaciones y le lamen las heridas.

Razon de los materiales

 

 

        Yémaya es mi virgen tutelar por nacimiento, Oshun es la patrona de mi pais, Cuba y San Lazaro es el protector por excelencia de las enfermedades.

 

        He concebido estas esculturas con las ramas de olivo recogidas alrededor de mi hogar, pues el olivo es un arbol de una gran riqueza simbolica, representa la paz, la fecundidad, la pureza, la fuerza, la sabiduria, la victoria y la recompensa. Segun algunas leyendas en China, la madera de este arbol neutralizaria ciertos venenos, lo cual le da un gran valor tutelar. En Japon simboliza la amabilidad, el exito en toda empresa y la victoria. En las tradiciones judeo-cristianas, el Olivo es un simbolo de Paz. En el medioevo representaba el amor. En la religion Islamica es el arbol central, que es a su vez el eje del mundo, simbolo del hombre universal y fuente de La Luz suprema.

        He recogido la lana de las ovejas que viven y comparten la misma montaña que yo y la he peinado y trabajado para volverla fieltro. Con este fieltro he concebido los vestidos de las dos virgenes. La lana es la tela universal y una de las mas antiguas desde la creacion. Nuestros ancestros se vestian ya con ella, para protegerse de las intemperies : del viento, de la lluvia, del frio. Para el santo he utilizado el pelo peinado de varios perros (se le identifica mucho con estos animales), y lo he hecho fieltro a su vez para poder vestirlo. Estos tejidos los he atado con rafia entre si. El pelo de las virgenes es asimismo de lana aglomerada y rafia. Las caras asi como las escupideras son de varios tipos de vidrio : MNA y float ; cocidos en el horno una primera vez a 800° para su fusion y una segunda vez, en el caso de las escupideras, para darles forma concava.

 

        Concepto

 

       Mi ofrenda a traves de esta obra en forma de instalacion de tres esculturas y de tres escupideras, relacionadas entre si, es un tributo a la tristeza, una oda a los celos, a la miseria, a la enfermedad, para convertirlas, sacandolas de las entrañas, en amor. 

       Hay que atravesar el infierno para llegar a la reconstruccion del alma y a la evolucion de cada ser humano.

 

       Este es un nuevo camino emprendido para la creacion, un pasaje sirviendome de las esculturas de vidrio.

       Las mismas son tejidas y aglomeradas gracias al calor del horno que las cuece y las transforma y significan mi intima relacion con mis semejantes. Representan una nueva era de la relacion entre los amantes, a traves del llanto y la comprension del arte.

       Cuando he pensado que el mundo se encoge a mi alrededor, he tenido que escupir en estos envases de vidrio, remitiendome a estas virgenes y santos. He tenido que llorar lagrimas negras y verterlas en ellas, para que una vez dentro de las esculturas, se conviertan en un nuevo emprender.

       Esta instalacion resume mi ex-voto, y los deseos de muchos de mis semejantes, en la intencion de recuperar a los amantes perdidos.

       La escupidera en vidrio representa el deseo y la necesidad de devolver (en sus dos sentidos) toda la ira de los amantes enfermos. Aquellos que no pueden caminar mas alla de su propio sufrimiento, ni curarse de su celosa enfermedad. Tendriamos que escupir todo lo que tenemos dentro, para poder limpiarnos del odio y permitirle al amor de nacer de nuevo.

       Las lagrimas ofrendadas en estos vertederos y delante de estas imagenes veneradas, se volverian entonces perlas y serian vertederos para acabar con la discordia. En el momento en que las lagrimas tocaran el vidrio, desaparecerian para siempre.

       Esta ronda de santos y virgenes, es para implorar su perdon e intentar recuperar al ser amado.

       Silencio para limpiar el alma de toda basura y toda disputa. Este vidrio puro seria marcado por un amor nuevo, renaciente que fundaria la base del deseo, de volver a los brazos del ser amado una vez mas.